Preguntas de estudio en Armonía de los Evangelios Diez
©2001 by Arlo E. Moehlenpah

 

PARTE -  UNO   DOS  TRES   CUATRO   CINCO    SEIS    SEITE    OCHO   NUEVE   DIEZ   ONCE   DOCE   TRES

 

Para leer o escuchar la porción biblica en la computadora presíone en donde dice "here."  Cuando aparezca el cuadro que diga, "search by passage" escriba allí el nombre del libro de la biblia y el capítulo.  Por  ejemplo: (Lu 21).  Despues presíone en donde dice, "go". En la página que salga seleccione Español y la versíon que desee usar.  Por ultimo, despues de leer o escuchar (LBLA) el pasaje biblico favor de contestar las preguntas del estudio.

 

PARTE DIEZ: El ministerio en Jerusalén

 

128A Jesús llega y había fiesta en Betania - Jn 11:55-12:1,9-11

128B Entrada a Jerusalén - Mt 21:1-11,14-17 Mr 11:1-11 Lu 19:29-44 Jn 12:12-19

  1. Maldición de la higuera, Limpieza del Templo - Mt 21:18,19,12,13 Mr 11:12-18 Lu 19:45-48

  2. Griegos buscan a Jesús. Llamara a todo hombre hacia El - Jn 12:20-50

  3. La higuera seca  - Mt 21:20-22 Mr 11:19-25 Lu 21:37,38

  4. Parábola enseñando su autoridad - Mt 21:23-22:14 Mr 11:27-12:12 Lu 20:1-19

  5. Pagando Tribute - Mt 22:15-22 Mr 12:13-17 Lu 20:20-26

  6. Saduceos preguntan sobre la resurrección -Mt 22:23-33 Mr 12:18-27 Lu 20:27-40

  7. El abogado pregunta sobre el gran mandamiento - Mt 22:34-40 Mr 12:38-34

  8. Preguntas el cual nadie puede contestar - Mt 22:41-46 Mr 12:35-37 Lu 20:41-44

  9. Denuncia a los Escribas y fariseos - Mt 23:1-39 Mr 12:38-40 Lu 20:45-47

  10. Observa la ofrenda de la viuda - Mr 12:41-44 Lu 21:1-4

Volver arriba

 

 

PARTE DIEZ: El ministerio en Jerusalén

 

128- A.   Jesús llega y había fiesta en Betania - Jn 11:55-12:1,9-11
Marzo 23 - Jesús llega y había fiesta en Betania - Jn 11:55-12:1;9-11

Jn 11:55

Y estaba cerca la pascua de los judíos; y muchos subieron de aquella región a Jerusalén antes de la pascua, para purificarse.

    56 Y buscaban a Jesús, y estando ellos en el templo, se preguntaban unos a otros: ¿Qué os parece? ¿No vendrá a la fiesta?

    57 Y los principales sacerdotes y los fariseos habían dado orden de que si alguno supiese dónde estaba, lo manifestase, para que le prendiesen.


12:1
Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.
 

9 Gran multitud de los judíos supieron entonces que él estaba allí, y vinieron, no solamente por causa de Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de los muertos.

    10 Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro,

    11 porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús.

 

        128a.1  ¿Por qué queria el sacerdote mandar a Lázaro a muerte? (11)

 

Volver arriba

 

128-B.   Entrada a Jerusalén - Mt 21:1-11,14-17 Mr 11:1-11 Lu 19:29-44 Jn 12:12-19
Marzo 23 Cont'd - Entrada a Jerusalén - Mt 21:1-11,14-17 Mr 11:1-11 Lu 19:29-44 Jn 12:12-19

Mt 21:1

Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos,

    2 diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos.

    3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará.

    4 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo:

   
 5 Decid a la hija de Sion:
    He aquí, tu Rey viene a ti,
    Manso, y sentado sobre una asna,
    Sobre un pollino, hijo de animal de carga. m

    6 Y los discípulos fueron, e hicieron como Jesús les mandó;

    7 y trajeron el asna y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y él se sentó encima.

    8 Y la multitud, que era muy numerosa, tendía sus mantos en el camino; y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían en el camino.

    9 Y la gente que iba delante y la que iba detrás aclamaba, diciendo: !!Hosanna al Hijo de David! !!Bendito el que viene en el nombre del Señor! !!Hosanna en las alturas!

    10 Cuando entró él en Jerusalén, toda la ciudad se conmovió, diciendo: ¿Quién es éste?

    11 Y la gente decía: Este es Jesús el profeta, de Nazaret de Galilea.

14 Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó.

    15 Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: !!Hosanna al Hijo de David! se indignaron,

    16 y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis:
    De la boca de los niños y de los que maman
    Perfeccionaste la alabanza? m

    17 Y dejándolos, salió fuera de la ciudad, a Betania, y posó allí.


Mr 11:1

Cuando se acercaban a Jerusalén, junto a Betfagé y a Betania, frente al monte de los Olivos, Jesús envió dos de sus discípulos,

    2 y les dijo: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego que entréis en ella, hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado; desatadlo y traedlo.

    3 Y si alguien os dijere: ¿Por qué hacéis eso? decid que el Señor lo necesita, y que luego lo devolverá.

    4 Fueron, y hallaron el pollino atado afuera a la puerta, en el recodo del camino, y lo desataron.

    5 Y unos de los que estaban allí les dijeron: ¿Qué hacéis desatando el pollino?

    6 Ellos entonces les dijeron como Jesús había mandado; y los dejaron.

    7 Y trajeron el pollino a Jesús, y echaron sobre él sus mantos, y se sentó sobre él.

    8 También muchos tendían sus mantos por el camino, y otros cortaban ramas de los árboles, y las tendían por el camino.

    9 Y los que iban delante y los que venían detrás daban voces, diciendo: !!Hosanna! !!Bendito el que viene en el nombre del Señor!

    10 !!Bendito el reino de nuestro padre David que viene! !!Hosanna en las alturas!

    11 Y entró Jesús en Jerusalén, y en el templo; y habiendo mirado alrededor todas las cosas, como ya anochecía, se fue a Betania con los doce.

Lu 19:29 Y aconteció que llegando cerca de Betfagé y de Betania, al monte que se llama de los Olivos, envió dos de sus discípulos,

    30 diciendo: Id a la aldea de enfrente, y al entrar en ella hallaréis un pollino atado, en el cual ningún hombre ha montado jamás; desatadlo, y traedlo.

    31 Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? le responderéis así: Porque el Señor lo necesita.

    32 Fueron los que habían sido enviados, y hallaron como les dijo.

    33 Y cuando desataban el pollino, sus dueños les dijeron: ¿Por qué desatáis el pollino?

    34 Ellos dijeron: Porque el Señor lo necesita.

    35 Y lo trajeron a Jesús; y habiendo echado sus mantos sobre el pollino, subieron a Jesús encima.

    36 Y a su paso tendían sus mantos por el camino.

    37 Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto,

    38 diciendo: !!Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!

    39 Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: Maestro, reprende a tus discípulos.

    40 Él, respondiendo, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían.

    41 Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella,

    42 diciendo: !!Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.

    43 Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán,

    44 y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.

 

Jn 12:12

El siguiente día, grandes multitudes que habían venido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén,

    13 tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: !!Hosanna! !!Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!

    14 Y halló Jesús un asnillo, y montó sobre él, como está escrito:

   
 15 No temas, hija de Sion;
    He aquí tu Rey viene,
    Montado sobre un pollino de asna. m

    16 Estas cosas no las entendieron sus discípulos al principio; pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban escritas acerca de él, y de que se las habían hecho.

    17 Y daba testimonio la gente que estaba con él cuando llamó a Lázaro del sepulcro, y le resucitó de los muertos.

    18 Por lo cual también había venido la gente a recibirle, porque había oído que él había hecho esta señal.

    19 Pero los fariseos dijeron entre sí: Ya veis que no conseguís nada. Mirad, el mundo se va tras él.

 

        128b.1  ¿Cuando los fariseos le pidieron a Jesús que controlara a sus discípulos por que alababan a Dios con voz alta cual fue la respuesta de Jesús? (Lu 19:40)

        128b.2  ¿Cuando llego la noche y Jesús miro la ciudad de Jerusalén, que hizo? (Lu 19:41)

 

Volver arriba

 

 

129. Maldición de la higuera, Limpieza del Templo - Mt 21:18-19,12-13 Mr 11:12-18 Lu 19:45-48
Marzo 24 - Maldición de la higuera, Limpieza del Templo - Mt 21:18-19,12-13 Mr 11:12-18 Lu 19:45-48

Mt 21:18

Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.

    19 Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.

12 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;

    13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.



Mr 11:12

Al día siguiente, cuando salieron de Betania, tuvo hambre.

    13 Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos.

    14 Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos.

 15 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;

    16 y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno.

    17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones ? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

    18 Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina.

Lu 19:45

Y entrando en el templo, comenzó a echar fuera a todos los que vendían y compraban en él,

    46 diciéndoles: Escrito está: Mi casa es casa de oración; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

    47 Y enseñaba cada día en el templo; pero los principales sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo procuraban matarle.

    48 Y no hallaban nada que pudieran hacerle, porque todo el pueblo estaba suspenso oyéndole.


 

    

        129.1   Describe el estado de la higuera en esta sección. (Mr 11:13)

        129.2   ¿Qué dijo Jesús que su casa debería ser llamada? (Mr 11:17)

 

Volver arriba

 

130.     Griegos buscan a Jesús. Llamara a todo hombre hacia El - Jn 12:20-50
Marzo 25 - Griegos buscan a Jesús. Llamara a todo hombre hacia El - Jn 12:20-50

Jn 12:20

Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta.

    21 Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús.

    22 Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús.

    23 Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.

    24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

    25 El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.

    26 Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

 27 Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora.

    28 Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez.

    29 Y la multitud que estaba allí, y había oído la voz, decía que había sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado.

    30 Respondió Jesús y dijo: No ha venido esta voz por causa mía, sino por causa de vosotros.

    31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

    32 Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.

    33 Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir.

    34 Le respondió la gente: Nosotros hemos oído de la ley, que el Cristo permanece para siempre. ¿Cómo, pues, dices tú que es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado? ¿Quién es este Hijo del Hombre?

    35 Entonces Jesús les dijo: Aún por un poco está la luz entre vosotros; andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va.

    36 Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz.

    Estas cosas habló Jesús, y se fue y se ocultó de ellos.

    37 Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él;

    38 para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo:
    Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?
    ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? m

    39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:    
 40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón;
    Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón,
    Y se conviertan, y yo los sane. m

    41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

    42 Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga.

    43 Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.

 44 Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió;

    45 y el que me ve, ve al que me envió.

    46 Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.

    47 Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo.

    48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

    49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.

    50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

 

            130.1   ¿Qué fue lo que los Griegos pidieron de Felipe? (21)

            130.2   ¿Qué dijo Jesús sobre grano de trigo? (24)

            130.3   ¿Por qué no los sacerdotes que creyeron confesaron su fe en publico? (42)

 

Volver arriba

 

131      La higuera seca - Mt 21:20-22 Mr 11:19-26 Lu 21:37-38
Marzo 26 - La higuera seca - Mt 21:20-22 Mr 11:19-26 Lu 21:37-38

Mt 21:20

Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera?

    21 Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.

    22 Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.

Mr 11:19

Pero al llegar la noche, Jesús salió de la ciudad.

 20 Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces.

    21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.

    22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.

    23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.

    24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

    25 Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.

    26 Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.

Lu 21:37

Y enseñaba de día en el templo; y de noche, saliendo, se estaba en el monte que se llama de los Olivos.

    38 Y todo el pueblo venía a él por la mañana, para oírle en el templo.


 

            131.1   ¿Qué dijo Jesús que pudieras hacer si tuvieras fe? (Mt 21:21)

            131.2   ¿Qué dijo Jesús debería hacer si te pararas orando? (Mr 11:25)

 

Volver arriba

 

132.   Parábola enseñando su autoridad - Mt 21:23-22:14 Mr 11:27-12:12 Lu 20:1-19
Marzo 27 -  Parábola enseñando su autoridad - Mt 21:23-22:14 Mr 11:27-12:12 Lu 20:1-19  

Mt 21:23

Cuando vino al templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba, y le dijeron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿y quién te dio esta autoridad?

    24 Respondiendo Jesús, les dijo: Yo también os haré una pregunta, y si me la contestáis, también yo os diré con qué autoridad hago estas cosas.

    25 El bautismo de Juan, ¿de dónde era? ¿Del cielo, o de los hombres? Ellos entonces discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, nos dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis?

    26 Y si decimos, de los hombres, tememos al pueblo; porque todos tienen a Juan por profeta.

    27 Y respondiendo a Jesús, dijeron: No sabemos. Y él también les dijo: Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.

 28 Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña.

    29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue.

    30 Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.

    31 ¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.

    32 Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.

Mr 11:27

Volvieron entonces a Jerusalén; y andando él por el templo, vinieron a él los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos,

    28 y le dijeron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas, y quién te dio autoridad para hacer estas cosas?

    29 Jesús, respondiendo, les dijo: Os haré yo también una pregunta; respondedme, y os diré con qué autoridad hago estas cosas.

    30 El bautismo de Juan, ¿era del cielo, o de los hombres? Respondedme.

    31 Entonces ellos discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis?

    32 ¿Y si decimos, de los hombres...? Pero temían al pueblo, pues todos tenían a Juan como un verdadero profeta.

    33 Así que, respondiendo, dijeron a Jesús: No sabemos. Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.

Lu 20:1

Sucedió un día, que enseñando Jesús al pueblo en el templo, y anunciando el evangelio, llegaron los principales sacerdotes y los escribas, con los ancianos,

    2 y le hablaron diciendo: Dinos: ¿con qué autoridad haces estas cosas? ¿o quién es el que te ha dado esta autoridad?

    3 Respondiendo Jesús, les dijo: Os haré yo también una pregunta; respondedme:

    4 El bautismo de Juan, ¿era del cielo, o de los hombres?

    5 Entonces ellos discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis?

    6 Y si decimos, de los hombres, todo el pueblo nos apedreará; porque están persuadidos de que Juan era profeta.

    7 Y respondieron que no sabían de dónde fuese.

    8 Entonces Jesús les dijo: Yo tampoco os diré con qué autoridad hago estas cosas.

 

 

            132.1   ¿Cómo respondido Jesús cuando le preguntaron, bajo cual autoridad el hacia estas cosas? (Mr 11:29-30)

            132.2   ¿Cual es la lección principal en la parábola de los dos hijos? (Mt 21:28-31)

 

Volver arriba

 

 
Marzo 28 - Parábola enseñando su autoridad - Mt 21:23-22:14 Mr 11:27-12:12 Lu 20:1-19  Cont'd

Mt 21:33

Oíd otra parábola: Hubo un hombre, padre de familia, el cual plantó una viña, la cercó de vallado, cavó en ella un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

    34 Y cuando se acercó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores, para que recibiesen sus frutos.

    35 Mas los labradores, tomando a los siervos, a uno golpearon, a otro mataron, y a otro apedrearon.

    36 Envió de nuevo otros siervos, más que los primeros; e hicieron con ellos de la misma manera.

    37 Finalmente les envió su hijo, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

    38 Mas los labradores, cuando vieron al hijo, dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y apoderémonos de su heredad.

    39 Y tomándole, le echaron fuera de la viña, y le mataron.

    40 Cuando venga, pues, el señor de la viña, ¿qué hará a aquellos labradores?

    41 Le dijeron: A los malos destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, que le paguen el fruto a su tiempo.

    42 Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras:
    La piedra que desecharon los edificadores,
    Ha venido a ser cabeza del ángulo.
    El Señor ha hecho esto,
    Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?  

    43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

    44 Y el que cayere sobre esta piedra será quebrantado; y sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

    45 Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

    46 Pero al buscar cómo echarle mano, temían al pueblo, porque éste le tenía por profeta.

Mr 12:1

Entonces comenzó Jesús a decirles por parábolas: Un hombre plantó una viña, la cercó de vallado, cavó un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

    2 Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que recibiese de éstos del fruto de la viña.

    3 Mas ellos, tomándole, le golpearon, y le enviaron con las manos vacías.

    4 Volvió a enviarles otro siervo; pero apedreándole, le hirieron en la cabeza, y también le enviaron afrentado.

    5 Volvió a enviar otro, y a éste mataron; y a otros muchos, golpeando a unos y matando a otros.

    6 Por último, teniendo aún un hijo suyo, amado, lo envió también a ellos, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

    7 Mas aquellos labradores dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y la heredad será nuestra.

    8 Y tomándole, le mataron, y le echaron fuera de la viña.

    9 ¿Qué, pues, hará el señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores, y dará su viña a otros.

    10 ¿Ni aun esta escritura habéis leído:
    La piedra que desecharon los edificadores
    Ha venido a ser cabeza del ángulo;

   
 11 El Señor ha hecho esto,
    Y es cosa maravillosa a nuestros ojos?

    12 Y procuraban prenderle, porque entendían que decía contra ellos aquella parábola; pero temían a la multitud, y dejándole, se fueron.

Lu 20:9

9 Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo.

    10 Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que le diesen del fruto de la viña; pero los labradores le golpearon, y le enviaron con las manos vacías.

    11 Volvió a enviar otro siervo; mas ellos a éste también, golpeado y afrentado, le enviaron con las manos vacías.

    12 Volvió a enviar un tercer siervo; mas ellos también a éste echaron fuera, herido.

    13 Entonces el señor de la viña dijo: ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado; quizá cuando le vean a él, le tendrán respeto.

    14 Mas los labradores, al verle, discutían entre sí, diciendo: Este es el heredero; venid, matémosle, para que la heredad sea nuestra.

    15 Y le echaron fuera de la viña, y le mataron. ¿Qué, pues, les hará el señor de la viña?

    16 Vendrá y destruirá a estos labradores, y dará su viña a otros. Cuando ellos oyeron esto, dijeron: !!Dios nos libre!

    17 Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito:
    La piedra que desecharon los edificadores
    Ha venido a ser cabeza del ángulo?  

    18 Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

 19 Procuraban los principales sacerdotes y los escribas echarle mano en aquella hora, porque comprendieron que contra ellos había dicho esta parábola; pero temieron al pueblo.

Mt 22:1

Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo:

    2 El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;

    3 y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir.

    4 Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas.

    5 Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios;

    6 y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron.

    7 Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.

    8 Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos.

    9 Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis.

    10 Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.

    11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda.

    12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.

    13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

    14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

 

            132.3   ¿Cual es la lección principal en la parábola de la viña y arredo a unos labradores? (Mt 21:43)

            132.4   ¿Cual es la lección principal en la parábola comida de bodas? (Mt 22:1-14)

   

Volver arriba

 

133.     Pagan do Tribute - Mt 22:15-22 Mr 12:13-17 Lu 20:20-26
Marzo 29 - Pagan do Tribute - Mt 22:15-22 Mr 12:13-17 Lu 20:20-26

Mt 22:15

Entonces se fueron los fariseos y consultaron cómo sorprenderle en alguna palabra.

    16 Y le enviaron los discípulos de ellos con los herodianos, diciendo: Maestro, sabemos que eres amante de la verdad, y que enseñas con verdad el camino de Dios, y que no te cuidas de nadie, porque no miras la apariencia de los hombres.

    17 Dinos, pues, qué te parece: ¿Es lícito dar tributo a César, o no?

    18 Pero Jesús, conociendo la malicia de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis, hipócritas?

    19 Mostradme la moneda del tributo. Y ellos le presentaron un denario.

    20 Entonces les dijo: ¿De quién es esta imagen, y la inscripción?

    21 Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.

    22 Oyendo esto, se maravillaron, y dejándole, se fueron.

Mr 12:13

Y le enviaron algunos de los fariseos y de los herodianos, para que le sorprendiesen en alguna palabra.

    14 Viniendo ellos, le dijeron: Maestro, sabemos que eres hombre veraz, y que no te cuidas de nadie; porque no miras la apariencia de los hombres, sino que con verdad enseñas el camino de Dios. ¿Es lícito dar tributo a César, o no? ¿Daremos, o no daremos?

    15 Mas él, percibiendo la hipocresía de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis? Traedme la moneda para que la vea.

    16 Ellos se la trajeron; y les dijo: ¿De quién es esta imagen y la inscripción? Ellos le dijeron: De César.

    17 Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él.


Lu 20:20

Y acechándole enviaron espías que se simulasen justos, a fin de sorprenderle en alguna palabra, para entregarle al poder y autoridad del gobernador.

    21 Y le preguntaron, diciendo: Maestro, sabemos que dices y enseñas rectamente, y que no haces acepción de persona, sino que enseñas el camino de Dios con verdad.

    22 ¿Nos es lícito dar tributo a César, o no?

    23 Mas él, comprendiendo la astucia de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis?

    24 Mostradme la moneda. ¿De quién tiene la imagen y la inscripción? Y respondiendo dijeron: De César.

    25 Entonces les dijo: Pues dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.

    26 Y no pudieron sorprenderle en palabra alguna delante del pueblo, sino que maravillados de su respuesta, callaron.

 

 

            133.1   ¿Cómo contesto Jesús la pregunta "Es licito dar tributo a Cesar o no?" (Mr 12:17)

 

Volver arriba

 

134.     Saduceos preguntan sobre la resurrección -Mt 22:23-33 Mr 12:18-27 Lu 20:27-40
Marzo 30 - Saduceos preguntan sobre la resurrección - Mt 22:23-33 Mr 12:18-27 Lu 20:27-40

Mt 22:23

Aquel día vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron,

    24 diciendo: Maestro, Moisés dijo: Si alguno muriere sin hijos, su hermano se casará con su mujer, y levantará descendencia a su hermano.

    25 Hubo, pues, entre nosotros siete hermanos; el primero se casó, y murió; y no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano.

    26 De la misma manera también el segundo, y el tercero, hasta el séptimo.

    27 Y después de todos murió también la mujer.

    28 En la resurrección, pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer, ya que todos la tuvieron?

    29 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios.

    30 Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.

    31 Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo:

    32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.

    33 Oyendo esto la gente, se admiraba de su doctrina.

Mr 12:18

Entonces vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron, diciendo:

    19 Maestro, Moisés nos escribió que si el hermano de alguno muriere y dejare esposa, pero no dejare hijos, que su hermano se case con ella, y levante descendencia a su hermano.

    20 Hubo siete hermanos; el primero tomó esposa, y murió sin dejar descendencia.

    21 Y el segundo se casó con ella, y murió, y tampoco dejó descendencia; y el tercero, de la misma manera.

    22 Y así los siete, y no dejaron descendencia; y después de todos murió también la mujer.

    23 En la resurrección, pues, cuando resuciten, ¿de cuál de ellos será ella mujer, ya que los siete la tuvieron por mujer?

    24 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: ¿No erráis por esto, porque ignoráis las Escrituras, y el poder de Dios?

    25 Porque cuando resuciten de los muertos, ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles que están en los cielos.

    26 Pero respecto a que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza, diciendo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?

    27 Dios no es Dios de muertos, sino Dios de vivos; así que vosotros mucho erráis.

Lu 20:27

Llegando entonces algunos de los saduceos, los cuales niegan haber resurrección, le preguntaron,

    28 diciendo: Maestro, Moisés nos escribió: Si el hermano de alguno muriere teniendo mujer, y no dejare hijos, que su hermano se case con ella, y levante descendencia a su hermano.

    29 Hubo, pues, siete hermanos; y el primero tomó esposa, y murió sin hijos.

    30 Y la tomó el segundo, el cual también murió sin hijos.

    31 La tomó el tercero, y así todos los siete, y murieron sin dejar descendencia.

    32 Finalmente murió también la mujer.

    33 En la resurrección, pues, ¿de cuál de ellos será mujer, ya que los siete la tuvieron por mujer?

    34 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Los hijos de este siglo se casan, y se dan en casamiento;

    35 mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento.

    36 Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.

    37 Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.

    38 Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven.

    39 Respondiéndole algunos de los escribas, dijeron: Maestro, bien has dicho.

    40 Y no osaron preguntarle nada más.

 

 

            134.1   ¿Cómo los fariseos hicieron error en su entendimiento de la resurrección? (Mt 22:29-30)

 

Volver arriba

 

 

135.     El abogado pregunta sobre el gran mandamiento - Mt 22:34-40 Mr 12:38-34
Marzo 31 - El abogado pregunta sobre el gran mandamiento - Mt 22:34-40 Mr 12:28-34  

Mt 22:34

Entonces los fariseos, oyendo que había hecho callar a los saduceos, se juntaron a una.

    35 Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo:

    36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?

    37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.

    38 Este es el primero y grande mandamiento.

    39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

    40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Mr 12:28

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos?

    29 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.

    30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.

    31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

    32 Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él;

    33 y el amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.

    34 Jesús entonces, viendo que había respondido sabiamente, le dijo: No estás lejos del reino de Dios. Y ya ninguno osaba preguntarle.

 

 

            135.1   ¿En cuáles dos mandamientos esta la ley entera y los profetas? (Mt 22:37-40)

 

Volver arriba

 

 

136.     Preguntas el cual nadie puede contestar - Mt 22:41-46 Mr 12:35-37 Lu 20:41-44
Marzo 31 Cont'd - Preguntas el cual nadie puede contestar - Mt 22:41-46 Mr 12:35-37 Lu 20:41-44

Mt 22:41

Y estando juntos los fariseos, Jesús les preguntó,

    42 diciendo: ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David.

    43 El les dijo: ¿Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo:    
 44 Dijo el Señor a mi Señor:
    Siéntate a mi derecha,
    Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? m

    45 Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo?

    46 Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más.

Mr 12:35

Enseñando Jesús en el templo, decía: ¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David?

    36 Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo:
    Dijo el Señor a mi Señor:
    Siéntate a mi diestra,
    Hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies. m

    37 David mismo le llama Señor; ¿cómo, pues, es su hijo? Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana.


Lu 20:41

Entonces él les dijo: ¿Cómo dicen que el Cristo es hijo de David?

    42 Pues el mismo David dice en el libro de los Salmos:
    Dijo el Señor a mi Señor:
    Siéntate a mi diestra,    
 43 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.

    44 David, pues, le llama Señor; ¿cómo entonces es su hijo?


 

            136.1   ¿conque pregunta Jesús estampo los fariseos en esta sección? (Mt 22:45)

   

Volver arriba

 

 

137.     Denuncia a los Escribas y fariseos - Mt 23:1-39 Mr 12:38-40 Lu 20:45-47
Abril 1 - Denuncia a los Escribas y fariseos - Mt 23:1-39 Mr 12:38-40 Lu 20:45-47

Mt 23:1

Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo:

    2 En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos.

    3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.

    4 Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.

    5 Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos;

    6 y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas,

    7 y las salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí.

    8 Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos.

    9 Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.

    10 Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo.

    11 El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo.

    12 Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

    13 Mas !!ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.

    14 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación.

Mr 12:38

Y les decía en su doctrina: Guardaos de los escribas, que gustan de andar con largas ropas, y aman las salutaciones en las plazas,

    39 y las primeras sillas en las sinagogas, y los primeros asientos en las cenas;

    40 que devoran las casas de las viudas, y por pretexto hacen largas oraciones. Estos recibirán mayor condenación.


Lu 20:45

Y oyéndole todo el pueblo, dijo a sus discípulos:

    46 Guardaos de los escribas, que gustan de andar con ropas largas, y aman las salutaciones en las plazas, y las primeras sillas en las sinagogas, y los primeros asientos en las cenas;

    47 que devoran las casas de las viudas, y por pretexto hacen largas oraciones; éstos recibirán mayor condenación.

Mt 23:15

!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.

    16 !!Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor.

    17 !!Insensatos y ciegos! porque ¿cuál es mayor, el oro, o el templo que santifica al oro?

    18 También decís: Si alguno jura por el altar, no es nada; pero si alguno jura por la ofrenda que está sobre él, es deudor.

    19 !!Necios y ciegos! porque ¿cuál es mayor, la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda?

    20 Pues el que jura por el altar, jura por él, y por todo lo que está sobre él;

    21 y el que jura por el templo, jura por él, y por el que lo habita;

    22 y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios, y por aquel que está sentado en él.

    23 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

    24 !!Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!

    25 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.

    26 !!Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio.

    27 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

    28 Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

    29 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos,

    30 y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.

    31 Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.

    32 !!Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!

    33 !!Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?

    34 Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;

    35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.

    36 De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.

 37 !!Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! !!Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!

    38 He aquí vuestra casa os es dejada desierta.

    39 Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor.

 

 

            137.1   ¿Cual era la motivación de los trabajos de los fariseos? (Mt 23:5)

            137.2   ¿Por cual Jesús pronuncio desgracia hacia los escribes y fariseos? (Mt 23:13-15,23,25)

 

Volver arriba

 

 

138.     Observa la ofrenda de la viuda - Mr 12:41-44 Lu 21:1-4
Abril 1 cont'd- Observa la ofrenda de la viuda - Mr 12:41-44 Lu 21:1-4

Mr 12:41

Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho.

    42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante.

    43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca;

    44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.

Lu 21:1

Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas.

    2 Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas.

    3 Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos.

    4 Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía.

 

            138.1   ¿Cómo fue que Jesús dijo que la ofrenda de la viuda era mas que cualquier otro? (Mr 12:44)

 

Concurso en las secciones 128-138 en  Armonía de los Evangelios 

 

Volver arriba            Lecture de Continue           Horario de la Lecture del  NT         Guía de Estudio

 

PARTE -  UNO   DOS  TRES   CUATRO   CINCO    SEIS    SEITE    OCHO   NUEVE   DIEZ   ONCE   DOCE   TRES

 


About Us | Articles | Bible Courses | Bible Quizzes | Creation vs. Evolution | Email | Personal Finance | Teacher Training

Copyright © 2000-2016 Arlo & Jane Moehlenpah • Doing Good Ministries