Preguntas de estudio en Armonía de los Evangelios Parte Once
©2001 by Arlo E. Moehlenpah

 

PARTE -  UNO   DOS  TRES   CUATRO   CINCO    SEIS    SEITE    OCHO   NUEVE   DIEZ   ONCE   DOCE    TRES

 

Para leer o escuchar la porción biblica en la computadora presíone en donde dice "here."  Cuando aparezca el cuadro que diga, "search by passage" escriba allí el nombre del libro de la biblia y el capítulo.  Por  ejemplo: (Lu 21).  Despues presíone en donde dice, "go". En la página que salga seleccione Español y la versíon que desee usar.  Por ultimo, despues de leer o escuchar (LBLA) el pasaje biblico favor de contestar las preguntas del estudio.

 

PARTE ONCE: Cena Pasada Con Gethsemane 

 

  1. Anuncio de la destrucción de Jerusalén, Segunda venida de Cristo, Parábolas de la vírgenes y talentos, juicio final - Mt 24-25 Mr 13:1-37 Lu 21:5-36

  2. Jesús predestino su muerte - Mt 26:1-5 Mr 14:1,2 Lu 22:1-2

  3. Maria ungió a Jesús para su entierro - Mt 26:6-13 Mr 14:3-9 Jn 12:2-8

  4. Judas negocia para traicionar a Jesús Mt 26:14-16 Mr 14:10,11 Lu 22:3-6

  5. Preparaciones Pascuas - Mt 26:17-19 Mr 14:12-16 Lu 22:7-13

  6. Contención para ser el mejore - Mt 26:20 Mr 14:17 Lu 22:14-16,24-30

  7. Jesús lavo los pies de los Discípulos - Jn 13:1-20

  8. Anuncio de la Traición - Mt 26:21-25 Mr 14:18-21 Lu 22:21-23 Jn 13:21-30

  9. Anuncia la negación de Pedro - Mt 26:31-35 Mr 14:27-31 Lu 22:31-38 Jn 13:31-38

  10. La Ultima Sena - Mt 26:26-29 Mr 14:22-25 Lu 22:17-20 1Co 11:23-26

  11. Conversación con los discípulos sobre la sala de espera- Jn 14

  12. Discusión durante el viaje hacia Getsemaní – Jn 15-16

  13. Oración intercesario de Cristo - Jn 17:1-26

  14. Getsemaní - Mt 26:30,36-46 Mr 14:26,32-42 Lu 22:39-46 Jn 18:1

Volver arriba

 

 

PARTE ONCE: Cena Pasada Con Gethsemane 

 

 

139.   Anuncio de la destrucción de Jerusalén, Segunda venida de Cristo, Parábolas de la vírgenes y talentos, juicio final - Mt 24-25 Mr 13:1-37 Lu 21:5-36
Abril 2 - Anuncio de la destrucción de Jerusalén, Segunda venida de Cristo, Parábolas de la vírgenes y talentos, juicio final - Mt 24-25 Mr 13:1-37 Lu 21:5-36

Mt 24:1

Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.

    2 Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.

 3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?

    4 Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.

    5 Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.

    6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

    7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.

    8 Y todo esto será principio de dolores.

    9 Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre.

Mr 13:1

Saliendo Jesús del templo, le dijo uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios.

    2 Jesús, respondiendo, le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? No quedará piedra sobre piedra, que no sea derribada.

 3 Y se sentó en el monte de los Olivos, frente al templo. Y Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le preguntaron aparte:

    4 Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse?

    5 Jesús, respondiéndoles, comenzó a decir: Mirad que nadie os engañe;

    6 porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos.

    7 Mas cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que suceda así; pero aún no es el fin.

    8 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos.

    9 Pero mirad por vosotros mismos; porque os entregarán a los concilios, y en las sinagogas os azotarán; y delante de gobernadores y de reyes os llevarán por causa de mí, para testimonio a ellos.

    10 Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones.

Lu 21:5

5 Y a unos que hablaban de que el templo estaba adornado de hermosas piedras y ofrendas votivas, dijo:

    6 En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida.

 7 Y le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿cuándo será esto? ¿y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder?

    8 Él entonces dijo: Mirad que no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y: El tiempo está cerca. Mas no vayáis en pos de ellos.

    9 Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.

    10 Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino;

    11 y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.

    12 Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre.

    13 Y esto os será ocasión para dar testimonio.

 

 

          139.1   ¿Cuales son las tres preguntas que Jesús respondió en Mateo 24:3?

 

Volver arriba

 

Abril 3Segunda venida de Cristo Cont'd- Mt 24:10-22 Mr 13:11-20 Lu 21:14-24

Mt 24:10

Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán.

    11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

    12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

    13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

    14 Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

    15 Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),

    16 entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.

    17 El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;

    18 y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.

    19 Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!

    20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;

    21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.

    22 Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

Mr 13:11

Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.

    12 Y el hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y se levantarán los hijos contra los padres, y los matarán.

    13 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

    14 Pero cuando veáis la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel, puesta donde no debe estar (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan a los montes.

    15 El que esté en la azotea, no descienda a la casa, ni entre para tomar algo de su casa;

    16 y el que esté en el campo, no vuelva atrás a tomar su capa.

    17 Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!

    18 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno;

    19 porque aquellos días serán de tribulación cual nunca ha habido desde el principio de la creación que Dios creó, hasta este tiempo, ni la habrá.

    20 Y si el Señor no hubiese acortado aquellos días, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos que él escogió, acortó aquellos días.

Lu 21:14

Proponed en vuestros corazones no pensar antes cómo habéis de responder en vuestra defensa;

    15 porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan.

    16 Mas seréis entregados aun por vuestros padres, y hermanos, y parientes, y amigos; y matarán a algunos de vosotros;

    17 y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre.

    18 Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá.

    19 Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.

    20 Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.

    21 Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella.

    22 Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas.

    23 Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo.

    24 Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.



          139.2   Nombra unas señas de su venida. (Mt 24:5,6,11,12,14)

 

Volver arriba

 
Abril 4 - Segunda venida de Cristo,Cont'd  - Mt 24:23-42 Mr 13:21-37 Lu 21:25-36 

Mt 24:23

Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis.

    24 Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

    25 Ya os lo he dicho antes.

    26 Así que, si os dijeren: Mirad, está en el desierto, no salgáis; o mirad, está en los aposentos, no lo creáis.

    27 Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.

    28 Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas.

 29 E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.

    30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

    31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

    32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

    33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

    34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

    35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

    36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

    37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

    38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

    39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

    40 Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.

    41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.

    42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.

Mr 13:21

Entonces si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis.

    22 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos.

    23 Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes.

 24 Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor,

    25 y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas.

    26 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria.

    27 Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.

    28 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

    29 Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

    30 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

    31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

    32 Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.

    33 Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo.

    34 Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase.

    35 Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana;

    36 para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo.

    37 Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.


Lu 21:25

Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;

    26 desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.

    27 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria.

    28 Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

    29 También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles.

    30 Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano está ya cerca.

    31 Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

    32 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.

    33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

    34 Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.

    35 Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra.

    36 Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

 

 

          139.3   ¿Qué comparación dio Jesús sobre la hizo la venida? (Mt 24:27)

 

Volver arriba

 
Abril 5 - 139 cont'd - Parábolas de la vírgenes y talentos, juicio final  - Mt 24:43-25:46 

Mt 24:43

Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.

    44 Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis.

    45 ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?

    46 Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.

    47 De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.

    48 Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir;

    49 y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos,

    50 vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe,

    51 y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.


25:1

 1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.

    2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

    3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;

    4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

    5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.

    6 Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle!

    7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.

    8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.

    9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.

    10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.

    11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos!

    12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.

    13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

 14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

    15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

    16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

    17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.

    18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

    19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

    20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.

    21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

    22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.

    23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

    24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

    25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

    26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.

    27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.

    28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

    29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

    30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

 31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

    32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.

    33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

    34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

    35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;

    36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.

    37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?

    38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?

    39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

    40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

    41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

    42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;

    43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.

    44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?

    45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

    46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

 

          139.4   ¿Cual es la admonición dada en la parábola de las diez vírgenes? (Mt 25:13)

          139.5   ¿Cuantos talentos se les dio a cada sirviente? (Mt 25:15)

          139.6   ¿Cómo dijo el rey que el cordero le dio de comer, los arropó y los visito? (Mt 25:40)

 

Volver arriba

 

 

140.  Jesús predestino su muerte - Mt 26:1-5 Mr 14:1,2 Lu 22:1-2
Abril 6 -  Jesús predestino su muerte - Mt 26:1-5 Mr 14:1-2 Lu 22:1-2

Mt 26:1

Cuando hubo acabado Jesús todas estas palabras, dijo a sus discípulos:

    2 Sabéis que dentro de dos días se celebra la pascua, y el Hijo del Hombre será entregado para ser crucificado.

    3 Entonces los principales sacerdotes, los escribas, y los ancianos del pueblo se reunieron en el patio del sumo sacerdote llamado Caifás,

    4 y tuvieron consejo para prender con engaño a Jesús, y matarle.

    5 Pero decían: No durante la fiesta, para que no se haga alboroto en el pueblo.

Mr 14:1

Dos días después era la pascua, y la fiesta de los panes sin levadura; y buscaban los principales sacerdotes y los escribas cómo prenderle por engaño y matarle.

    2 Y decían: No durante la fiesta para que no se haga alboroto del pueblo.

Lu 22:1

Estaba cerca la fiesta de los panes sin levadura, que se llama la pascua.

    2 Y los principales sacerdotes y los escribas buscaban cómo matarle; porque temían al pueblo.


 

            140.1  ¿Cuando dijo Jesús que iba ser crucificado? (Mt 26:2)

   

Volver arriba

 

 

141.     Maria ungió a Jesús para su entierro - Mt 26:6-13 Mr 14:3-9 Jn 12:2-8
Abril 6 cont'd- Maria ungió a Jesús para su entierro - Mt 26:6-13 Mr 14:3-9 Jn 12:2-8

Mt 26:6

Y estando Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso,

    7 vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa.

    8 Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio?

    9 Porque esto podía haberse vendido a gran precio, y haberse dado a los pobres.

    10 Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué molestáis a esta mujer? pues ha hecho conmigo una buena obra.

    11 Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis.

    12 Porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura.

    13 De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.


Mr 14:3

Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza.

    4 Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume?

    5 Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella.

    6 Pero Jesús dijo: Dejadla, ¿por qué la molestáis? Buena obra me ha hecho.

    7 Siempre tendréis a los pobres con vosotros, y cuando queráis les podréis hacer bien; pero a mí no siempre me tendréis.

    8 Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura.

    9 De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.

Jn 12:2

Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.

    3 Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.

    4 Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar:

    5 ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?

    6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.

    7 Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto.

    8 Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.

 

            141.1  ¿Qué pregunta preguntaron los discípulos cuando miraron que la mujer derramaba precioso ungüento encima de Jesús? (Mt 26:8)

                               141.2  ¿Cual fue la pregunta de Judas? (Jn 12:5)

                               141.3  ¿Cual era el motive de Judas? (Jn 12:6)

 

Volver arriba

 

142.     Judas negocia para traicionar a Jesús Mt 26:14-16 Mr 14:10,11 Lu 22:3-6
Abril 7  - Judas negocia para traicionar a Jesús Mt 26:14-16 Mr 14:10-11 Lu 22:3-6

Mt 26:14

Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes,

    15 y les dijo: ¿Qué me queréis dar, y yo os lo entregaré? Y ellos le asignaron treinta piezas de plata.

    16 Y desde entonces buscaba oportunidad para entregarle.


Mr 14:10

Entonces Judas Iscariote, uno de los doce, fue a los principales sacerdotes para entregárselo.

    11 Ellos, al oírlo, se alegraron, y prometieron darle dinero. Y Judas buscaba oportunidad para entregarle.


Lu 22:3

Y entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote, el cual era uno del número de los doce;

    4 y éste fue y habló con los principales sacerdotes, y con los jefes de la guardia, de cómo se lo entregaría.

    5 Ellos se alegraron, y convinieron en darle dinero.

    6 Y él se comprometió, y buscaba una oportunidad para entregárselo a espaldas del pueblo.


            142.1  ¿Por que decidió Judas traicionar al Señor? (Mt 26:15)

 

Volver arriba

 

 

143.     Preparaciones Pascuas - Mt 26:17-19 Mr 14:12-16 Lu 22:7-13
Abril 7 cont'd - Preparaciones Pascuas - Mt 26:17-19 Mr 14:12-16 Lu 22:7-13

Mt 26:17

El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua?

    18 Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos.

    19 Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.


Mr 14:12

El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, cuando sacrificaban el cordero de la pascua, sus discípulos le dijeron: ¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas la pascua?

    13 Y envió dos de sus discípulos, y les dijo: Id a la ciudad, y os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle,

    14 y donde entrare, decid al señor de la casa: El Maestro dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos?

    15 Y él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto; preparad para nosotros allí.

    16 Fueron sus discípulos y entraron en la ciudad, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua.

Lu 22:7

Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua.

    8 Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua para que la comamos.

    9 Ellos le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos?

    10 Él les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare,

    11 y decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos?

    12 Entonces él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto; preparad allí.

    13 Fueron, pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua.

 

            143.1  ¿Que seña se le dio a Pedro y Juan para encontrar el cuarto para las pascuas? (Mr 14:13)

   

Volver arriba

 

 

144.     Contención para ser el mejore - Mt 26:20 Mr 14:17 Lu 22:14-16,24-30
Abril  7 cont'd -  Contención para ser el mejore - Mt 26:20 Mr 14:17 Lu 22:14-16,24-30

Mt 26:20 Cuando llegó la noche, se sentó a la mesa con los doce.

Mr 14:17 Y cuando llegó la noche, vino él con los doce.

Lu 22:14

Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.

    15 Y les dijo: !!Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!

    16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios.

Lu 22:24

Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor.

    25 Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores;

    26 mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve.

    27 Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve.

    28 Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas.

    29 Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí,

    30 para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.

 

            144.1   ¿Que contención salió de la ultima sena? (Lu 22:24)

 

Volver arriba

 

 

145.     Jesús lava los pies de los Discípulos - Jn 13:1-20
Abril  8 - Jesús lava los pies de los Discípulos - Jn 13:1-20

Jn 13:1

Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

    2 Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase,

    3 sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba,

    4 se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó.

    5 Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.

    6 Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies?

    7 Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.

    8 Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.

    9 Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.

    10 Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos.

    11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos.

    12 Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho?

    13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.

    14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.

    15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

    16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.

    17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

    18 No hablo de todos vosotros; yo sé a quienes he elegido; mas para que se cumpla la Escritura: El que come pan conmigo, levantó contra mí su calcañar.

    19 Desde ahora os lo digo antes que suceda, para que cuando suceda, creáis que yo soy.

    20 De cierto, de cierto os digo: El que recibe al que yo enviare, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

 

 

            145.1   ¿Que ejemplo de humildad demuestra Jesús en la ultima sena? (5)

 

Volver arriba

 

 

146.     Anuncio de la Traición - Mt 26:21-25 Mr 14:18-21 Lu 22:21-23 Jn 13:21-30
Abril  8 cont'd - Anuncio de la Traición - Mt 26:21-25 Mr 14:18-21 Lu 22:21-23 Jn 13:21-30

Mt 26:21

Y mientras comían, dijo: De cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar.

    22 Y entristecidos en gran manera, comenzó cada uno de ellos a decirle: ¿Soy yo, Señor?

    23 Entonces él respondiendo, dijo: El que mete la mano conmigo en el plato, ése me va a entregar.

    24 A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él, mas !!ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido.

    25 Entonces respondiendo Judas, el que le entregaba, dijo: ¿Soy yo, Maestro? Le dijo: Tú lo has dicho.

Mr 14:18

Y cuando se sentaron a la mesa, mientras comían, dijo Jesús: De cierto os digo que uno de vosotros, que come conmigo, me va a entregar.

    19 Entonces ellos comenzaron a entristecerse, y a decirle uno por uno: ¿Seré yo? Y el otro: ¿Seré yo?

    20 El, respondiendo, les dijo: Es uno de los doce, el que moja conmigo en el plato.

    21 A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él, mas !!ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido.


Lu 22:21

Mas he aquí, la mano del que me entrega está conmigo en la mesa.

    22 A la verdad el Hijo del Hombre va, según lo que está determinado; pero !!ay de aquel hombre por quien es entregado!

    23 Entonces ellos comenzaron a discutir entre sí, quién de ellos sería el que había de hacer esto.


Jn 13:21

Habiendo dicho Jesús esto, se conmovió en espíritu, y declaró y dijo: De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar.

    22 Entonces los discípulos se miraban unos a otros, dudando de quién hablaba.

    23 Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús.

    24 A éste, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era aquel de quien hablaba.

    25 El entonces, recostado cerca del pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es?

    26 Respondió Jesús: A quien yo diere el pan mojado, aquél es. Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón.

    27 Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo más pronto.

    28 Pero ninguno de los que estaban a la mesa entendió por qué le dijo esto.

    29 Porque algunos pensaban, puesto que Judas tenía la bolsa, que Jesús le decía: Compra lo que necesitamos para la fiesta; o que diese algo a los pobres.

    30 Cuando él, pues, hubo tomado el bocado, luego salió; y era ya de noche.

 

            146.1   ¿En la ultima sena quien dijo Jesús que lo iba a traicionar? (Jn 13:26)

 

Volver arriba

 

 

147.     Anuncia la negación de Pedro - Mt 26:31-35 Mr 14:27-31 Lu 22:31-38 Jn 13:31-38
Abril 9 - Anuncia la negación de Pedro - Mt 26:31-35 Mr 14:27-31 Lu 22:31-38 Jn 13:31-38

Mt 26:31

Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas.

    32 Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea.

    33 Respondiendo Pedro, le dijo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré.

    34 Jesús le dijo: De cierto te digo que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces.

    35 Pedro le dijo: Aunque me sea necesario morir contigo, no te negaré. Y todos los discípulos dijeron lo mismo.

Mr 14:27

Entonces Jesús les dijo: Todos os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas serán dispersadas.

    28 Pero después que haya resucitado, iré delante de vosotros a Galilea.

    29 Entonces Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen, yo no.

    30 Y le dijo Jesús: De cierto te digo que tú, hoy, en esta noche, antes que el gallo haya cantado dos veces, me negarás tres veces.

    31 Mas él con mayor insistencia decía: Si me fuere necesario morir contigo, no te negaré. También todos decían lo mismo.

Lu 22:31

Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo;

    32 pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.

    33 El le dijo: Señor, dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte.

    34 Y él le dijo: Pedro, te digo que el gallo no cantará hoy antes que tú niegues tres veces que me conoces.

 35 Y a ellos dijo: Cuando os envié sin bolsa, sin alforja, y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada.

    36 Y les dijo: Pues ahora, el que tiene bolsa, tómela, y también la alforja; y el que no tiene espada, venda su capa y compre una.

    37 Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento.

    38 Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Basta.

Jn 13:31

Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él.

    32 Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará.

    33 Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir.

    34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

    35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

 36 Le dijo Simón Pedro: Señor, ¿a dónde vas? Jesús le respondió: A donde yo voy, no me puedes seguir ahora; mas me seguirás después.

    37 Le dijo Pedro: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Mi vida pondré por ti.

    38 Jesús le respondió: ¿Tu vida pondrás por mí? De cierto, de cierto te digo: No cantará el gallo, sin que me hayas negado tres veces.

 

            147.1   ¿Cómo dijo Jesús que otros sabrán quienes son su s discípulos? (Jn 13:35)

 

Volver arriba

 

148.     La Ultima Sena - Mt 26:26-29 Mr 14:22-25 Lu 22:17-20 1Co 11:23-26
Abril 10 - La Ultima Sena - Mt 26:26-29 Mr 14:22-25 Lu 22:17-20 1Co 11:23-26

Mt 26:26

Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.

    27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos;

    28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

    29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.

Mr 14:22

Y mientras comían, Jesús tomó pan y bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, esto es mi cuerpo.

    23 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos.

    24 Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada.

    25 De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios.

Lu 22:17

Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;

    18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.

    19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

    20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

1 Co 11:23

Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

    24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

    25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

    26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.

            148.1   ¿Que propósito realizamos al tomar parte de la ultima sena? (I Cor 11:24-25)

   

Volver arriba

 

 

149.     Conversación con los discípulos sobre la sala de espera- Jn 14
Abril 11 - Conversación con los discípulos sobre la sala de espera - Jn 14

Jn 14:1

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

    2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

    3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

    4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

    5 Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?

    6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

    7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.

    8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.

    9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

    10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.

    11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

    12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

    13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

    14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

 15 Si me amáis, guardad mis mandamientos.

    16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

    17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

    18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

    19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.

    20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.

    21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.

    22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?

    23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

    24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.

    25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros.

    26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

    27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

    28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo.

    29 Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis.

    30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.

    31 Mas para que el mundo conozca que amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vamos de aquí.

 

 

            149.1   ¿Qué es lo que Jesús a preparado para ti? (2)

            149.2   ¿Como le respondió Jesús a Felipe cuando le pidió "Señor enséñanos el Padre"? (9)

            149.3   ¿Cómo dijo Jesús que el trabajo del creyente se compararía con los trabajos de él? (12)

            149.4   ¿Qué dijo Jesús que guardaríamos si lo amábamos? (15)

            149.5   ¿Qué es el confortador? (26)

            149.6   ¿Cómo es el Padre mayor que el hijo? (28)

 

Volver arriba

 

150.     Discusión durante el viaje hacia Getsemaní – Jn 15-16
Abril 12 - Discusión durante el viaje hacia Getsemaní  – Jn 15

Jn 15:1

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

    2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.

    3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

    4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

    5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

    6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

    7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

    8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

    9 Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor.

    10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.

    11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.

    12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado.

    13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

    14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

    15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

    16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

    17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.

 18 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.

    19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

    20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

    21 Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

    22 Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado.

    23 El que me aborrece a mí, también a mi Padre aborrece.

    24 Si yo no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora han visto y han aborrecido a mí y a mi Padre.

    25 Pero esto es para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Sin causa me aborrecieron.

    26 Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.

    27 Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio.

 

            150.1    ¿Qué ilustración uso Jesús para enseñar que debemos estar conectados a él? (1-8)

            150.2    ¿Cual es le amor más grande que un hombre puede demostrar? (13)

            150.3    ¿Cuales son las tres relaciones que podemos tener con Dios? (15,Jn 1:12)

 

Volver arriba

 

Abril 13 - Discusión durante el viaje hacia Getsemaní  – Jn 16

Jn 16:1

Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo.

    2 Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.

    3 Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí.

    4 Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho.

    Esto no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros.

    5 Pero ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas?

    6 Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón.

    7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.

    8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

    9 De pecado, por cuanto no creen en mí;

    10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;

    11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

    12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.

    13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

    14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

    15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

 16 Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre.

    17 Entonces se dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: Todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; y, porque yo voy al Padre?

    18 Decían, pues: ¿Qué quiere decir con: Todavía un poco? No entendemos lo que habla.

    19 Jesús conoció que querían preguntarle, y les dijo: ¿Preguntáis entre vosotros acerca de esto que dije: Todavía un poco y no me veréis, y de nuevo un poco y me veréis?

    20 De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo.

    21 La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.

    22 También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.

    23 En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará.

    24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

 25 Estas cosas os he hablado en alegorías; la hora viene cuando ya no os hablaré por alegorías, sino que claramente os anunciaré acerca del Padre.

    26 En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros,

    27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios.

    28 Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre.

    29 Le dijeron sus discípulos: He aquí ahora hablas claramente, y ninguna alegoría dices.

    30 Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte; por esto creemos que has salido de Dios.

    31 Jesús les respondió: ¿Ahora creéis?

    32 He aquí la hora viene, y ha venido ya, en que seréis esparcidos cada uno por su lado, y me dejaréis solo; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo.

    33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

 

            150.4    ¿Cuales son unas de las funciones del Espíritu Santo? (8,13,14)

            150.5    ¿Qué promesa dio Jesús en oración? (24)

 

Volver arriba

 

 

151.     Oración intercesario de Cristo - Jn 17
Abril 14 - Oración intercesario de Cristo - Jn 17:1-26

Jn 17:1

Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti;

    2 como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste.

    3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

    4 Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.

    5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.

    6 He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra.

    7 Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti;

    8 porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.

    9 Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son,

    10 y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos.

    11 Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.

    12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.

    13 Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos.

    14 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

    15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.

    16 No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

    17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

    18 Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.

    19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.

    20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,

    21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

    22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.

    23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

    24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.

    25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste.

    26 Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos.


           151.1 ¿Cuales eran unas de sus peticiones que Jesús hizo al orar? (1,11,13,15,17,24)

           151.2 ¿Para no sacara a los discípulos de este mundo, qué pidió Jesús? (15)

 

Volver arriba

 

152.     Getsemaní - Mt 26:30,36-46 Mr 14:26,32-42 Lu 22:39-46 Jn 18:1
Abril 15 - Getsemaní - Mt 26:30,36-46 Mr 14:26,32-42 Lu 22:39-46 Jn 18:1

Mt 26:30

Y cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos.

   

 36 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro.

    37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera.

    38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.

    39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

    40 Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?

    41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

    42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.

    43 Vino otra vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño.

    44 Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras.

    45 Entonces vino a sus discípulos y les dijo: Dormid ya, y descansad. He aquí ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores.

    46 Levantaos, vamos; ved, se acerca el que me entrega.

Mr 14:26 Cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos.
32

Vinieron, pues, a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que yo oro.

    33 Y tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse.

    34 Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad.

    35 Yéndose un poco adelante, se postró en tierra, y oró que si fuese posible, pasase de él aquella hora.

    36 Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú.

    37 Vino luego y los halló durmiendo; y dijo a Pedro: Simón, ¿duermes? ¿No has podido velar una hora?

    38 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

    39 Otra vez fue y oró, diciendo las mismas palabras.

    40 Al volver, otra vez los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño; y no sabían qué responderle.

    41 Vino la tercera vez, y les dijo: Dormid ya, y descansad. Basta, la hora ha venido; he aquí, el Hijo del Hombre es entregado en manos de los pecadores.

    42 Levantaos, vamos; he aquí, se acerca el que me entrega.

Lu 22:39

Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron.

    40 Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.

    41 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró,

    42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

    43 Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.

    44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

    45 Cuando se levantó de la oración, y vino a sus discípulos, los halló durmiendo a causa de la tristeza;

    46 y les dijo: ¿Por qué dormís? Levantaos, y orad para que no entréis en tentación.

Jn 18:1 Habiendo dicho Jesús estas cosas, salió con sus discípulos al otro lado del torrente de Cedrón, donde había un huerto, en el cual entró con sus discípulos.

 

            152.1    ¿Qué indica que Jesús no estaba contra el canto? (Mt 26:30)

            152.2    ¿Qué le pidió Jesús a Pedro, James y Juan que hicieran por mientras el oraba? (Mr 14:33-34)

            152.3    ¿Qué oró Jesús en el jardín de Getsemaní? (Lu 22:42)

            152.4    ¿Qué indica la intensidad de su oración? (Lu 22:44)

 

Concurso en las secciones 139-152 en  Armonía de los Evangelios

 

Volver arriba            Lecture de Continue           Horario de la Lecture del  NT         Guía de Estudio

 

PARTE -  UNO   DOS  TRES   CUATRO   CINCO    SEIS    SEITE    OCHO   NUEVE   DIEZ   ONCE   DOCE    TRES

 


About Us | Articles | Bible Courses | Bible Quizzes | Creation vs. Evolution | Email | Personal Finance | Teacher Training

Copyright © 2000-2016 Arlo & Jane Moehlenpah • Doing Good Ministries